Como emprendedor y empresario debes tener organización en tus actividades y tu agenda diaria, semanal y mensual, ademas debes saber priorizar tus actividades y sobre todo dejar de procastinar (aplazar).

Primero debes identificar las dos grandes vertientes que rigen una agenda de trabajo:

  1. Tareas o actividades
  2. Citas o compromisos

Tareas o actividades

Las tareas o actividades son esas acciones que debes hacer tu, no tienes una hora especifica, pero si tiene una fecha de cumplimiento o deadline como se dice en ingles.

Estas actividades normalmente van desde hacer algún reporte, revisar reportes, contestar correos, implementar un nuevo proyecto en la empresa, etc. Hay infinidad de cosas que puedes o debes hacer.

El tema mas importante en las tareas es saber priorizar. Esto va desde priorizar todo lo que te llega y te bombardeé de tu empresa o tu proyecto hasta lo que debes hacer para cumplir el objetivo de la misma.

Para esto te tengo un tip muy simple, prioriza como si ganaras 1,000 dolares la hora, que deberías hacer si tu hora de actividad te diera a ganar 1,000 dolares. Con esto en mente tendrás que dejar de hacer algunas cosas para hacer otras mucho mas importantes.

Citas

Las citas o compromisos son inamovibles, debes cumplir porque debes cumplir, ya hiciste el compromiso con terceros y no puedes quedar mal. Muchas veces confundimos las citas con las tareas y no le damos importancia, entonces llegamos tarde o no vamos a la cita, es mejor cancelarla con tiempo o nunca aceptarla si esta cita no te acerca a tu objetivo.

Robin Sharma dice “las cosas que se agendan son cosas que se hacen” es decir que si tu agendas una cita o una actividad  determinada hora, simplemente se hace porque se hace, no hay un “no alcance”o “no pude”.

Ahora, entre las tareas y los compromisos agendados hay una brecha interesante, ya que puedes agendar tus actividades más importantes con fin de lograrlas y que durante esa hora o tiempo determinado te concentres en esa actividad y no permitas distractores.

Planeación

Dentro de todo lo que te acabo de comentar hay un tercer factor importantísimo, planear tu semana. No puedes estar a la deriva.

Yo te recomiendo que reserves de manera definitiva los viernes por la tarde o los sábados por la mañana, para despegarte de la operación de la empresa o proyecto, que incluso estes en un lugar diferente y planeas lo que debes hacer para lograr tus metas.

Darte un espacio de dos horas a la semana para planear es algo que resulta incluso relajante, ya que vuelves a poner tu mente en el objetivo y los pies en la tierra aterrizando lo que debes hacer.

Agenda de 2 a 3 actividades por día que te acerquen a tu objetivo, no pongas mas. Ya que llega a pasar que queremos hacer todo de un golpe y al final del día pasan 2 cosas, nos saturamos o simplemente no salimos nunca de la oficina.

Optimiza tu tiempo depurando distractores, hoy en día tenemos grandes distractores gracias a la tecnología y las redes sociales. Te recomiendo que cuando te concentres en una actividad pongas tu teléfono en silencio, quites las notificaciones de tu computadora y te concentres en tu objetivo.

El correo electrónico funciona como herramienta de trabajo y tambien como distractor, lo más común es llegar a la oficina y revisarlo, te recomiendo que cambies esa rutina, lo primero en el día que debes hacer es revisar tu planeación, analizar si cumpliste el día anterior y cuales son tus actividades de este día. Asigna media hora al día para revisarlo, responder y volver a cerrar. Pero sobre todo que no sea lo primero que hagas.

Formalizando para crecer
Aarón Cortés

!Sígueme!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *