Las emociones dentro de la empresa

No cabe duda que dentro de las organizaciones también circulan emociones, entre nuestros colaboradores, socios y nosotros como empresarios y emprendedores. El punto principal es generar que esas emociones sean positivas y evitar las emociones que pudieran afectarnos como personas y sobre todo afectar a nuestra empresa.

Me han tocado vivir tiempos diferentes en la empresa, desde esos tiempos excelentes donde todos estamos coordinados, alcanzando objetivos y felices; hasta los tiempos difíciles, estresantes y con temor a la fracaso. En ambos casos parece inevitable contraer eso a manera personal, ya sea como colaborador o como dueño del negocio.

Como empresario y más si estas a la cabeza del equipo, todo lo que transmites como persona tu equipo lo va a resentir, entonces si las cosas para la empresa no son lo mejor en esos momentos y transmites estrés, enojo y preocupación, el equipo lo va a resentir también. Y sinceramente generar un ambiente de emociones negativas lo único que va a generar es también resultados negativos.

Adicional a eso, muy comúnmente nos llevamos todo ese estrés y enojo a nuestras casas a descargarlo con la familia y eso esta aun peor, ya que a nivel personal estas generando esos niveles de emociones en todo tu ambiente no solo el trabajo.

La manera en la que yo he mejorado en ese tema, evitando en gran medida que el resultado o la situación de la empresa me afecte es primeramente dandole el lugar a la empresa que esta merece, quiero decir con esto que la empresa es un ente independiente a ti, tu no eres la empresa. Incluso este principio lo uso también para las finanzas de la misma y los ingresos como dueño del negocio.

Adoptando este principio, si la empresa esta mal, no tengo porque estarlo yo como persona. Esto me da la serenidad de reducir el estrés o las emociones negativas que esto provoca y al mismo tiempo me permite estar en un nivel mucho mejor para tomar desiciones más consiente y por ende mejores desiciones.

Hacia nuestros colaboradores también debemos hacerles ver esto, sin embargo lo que he vivido es que muchas veces el estrés que adoptan es el perder su empleo. Lo que procuro hacer es darles la seguridad de que su empleo esta ahí, no lo van a perder porque estamos juntos en el barco que debemos levantar. Claro debemos ser claros con ellos porque tampoco se trata de no cumplir los objetivos.

Siempre habrá emociones dentro de la empresa y al final como seres humanos muchas de ellas las adoptamos y cargamos con ellas. Mientras sean las positivas, toda esa euforia de alcanzar metas, compañerismo, trabajo en equipo y felicidad, adelante, nos ayudan a ser mejores personas y a transmitir eso a los demás. Pero cuando se trate de emociones que realmente nos afectan en lo personal o en lo familiar es mejor dejarlas en la empresa, dejando de cargar con ellas.

Mejorando tu empresa para crecer.
Aarón Cortés

 

!Sígueme!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *