Hace 60 años la economía y las empresas formaban parte de la era industrial donde el empleo era algo parecido a la esclavitud, solo que diferenciado por un pago y siendo este bastante bajo. Hoy vemos que grandes empresas no solo eliminaron el titulo “empleado” sino que se preocupan y ocupan de consentir a sus colaboradores de maneras increíbles.

En la actualidad vemos que aún muchos empresarios tenemos la tarea de cambiar hacia el trato de nuestro capital humano como colaboradores en vez de empleados.

Esta evolución es de ambos lados y no quiero que esto suene a una separación o categorización, simplemente que tanto el colaborador como el empresario debemos transformar nuestra manera de pensar y trabajar en equipo. 

Por un lado como empresarios debemos entender que el termino “empleado” es un termino de contrato o de definición ante instancias u otra aplicación, sin embargo para dentro de la organización es un termino que hoy en día suena un poco denigrante.

He conocido empresas donde este termino esta prácticamente prohibido, donde cada persona es tratada como tal dentro de la organización y el titulo varia desde colaborador hasta asociado. Esto empodera a nuestros colaboradores y también los sitúa en un status mayor de responsabilidad y los enrola en la empresa y objetivos.

Como colaboradores también hay un tema de transformación no solo se trata de el termino o titulo, sino de un compromiso. Que ese compromiso sea autentico y que no se trabaje solo por intercambiar un servicio con un pago semanal.

Analicemos el significado de ambas palabras:

Empleado: Persona que desempeña un cargo o trabajo y que a cambio recibe un sueldo.

Colaborador: Persona que trabaja con otras en la realización de una tarea en común. 

La diferencia es muy grande, por eso lo comentaba anteriormente, el termino colaborador conlleva un compromiso, de colaborar, es decir de empujar a la empresa hacia la realización de los objetivos, de enriquecerla con nuestras aportaciones, ideas, desempeño y otras acciones que se impregnan con actitud.

Este compromiso es de todos los que conformamos la organización ya sea un proyecto arrancando o una empresa de varios años de antigüedad, si todos “colaboramos” a la empresa definitivamente le irá mejor y si a la empresa le va mejor a todos los integrantes también.

Formalizando tu empresa
Aarón Cortés

!Sígueme!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *